lunes, 5 de septiembre de 2011

Veinte años de alto el fuego en el Sáhara Occidental (6/9/1991). Veinte años de inoperancia de la ONU para cumplir la legalidad internacional.



Video sobre el ataque marroquí a Tifariti en Agosto de 1991

Nadie se podía imaginar que cuando la ONU decretó el alto el fuego el 6 de septiembre de 1991 entre Marruecos y el Frente Polisario para organizar el referéndum que debía garantizar el derecho de autodeterminación del pueblo saharaui, iban a transcurrir 20 años sin que tal proceso se materializase.
Desde aquel momento, se puede decir que Marruecos ha bloqueado la concreción de ese derecho mediante dos tipos de estrategia:
-Desde 1991 al año 2000 en el que Marruecos no ha hecho más que poner sucesivos obstáculos a la elaboración del censo, mediante un proceso contínuo
de apelaciones y contantes retractos de los acuerdos a los que se había llegado, tanto en el Plan de Arreglo inicial como en los Acuerdos de Houston de 1997.
-En el año 200o se publica un censo provisional de 86.000 saharauis reconocidos por las Comisiones de Identificación de la MINURSO, entonces, Marruecos presenta más de 130.000 nuevas apelaciones cuando ese proceso ya estaba cerrado. En ese momento, Kofi Anan congela el referéndum porque supuestamente su resolución llevaría más de dos años y habría que explorar algún tipo de acuerdo político rápido y estable.
Sin embargo, con esa decisión complicó aún más el proceso. Antes del 2000 había diferencias de procedimiento, fudamentalmente referidas al cuerpo electoral, pero no en la solución(referéndum con dos opciones: integración e independencia), a partir de ahora, también se discrepará en la solución.
Marruecos, a partir de este momento, utiliza otra estrategia, se suceden sucesivas propuestas, que fundamentalmente benefician la posición marroquí, apoyadas principalmente por Francia y en menor medida por USA e incluso por España a partir de la entrada del PSOE a gobernar en el 2004, en las que principalmente se
pretende un doble objetivo: vaciar de contenido el derecho a la autodeterminación limitando la oferta de opciones (descarte de la independencia) y la autoliquidación de la RASD por el Frente Polisario.
La presentación de este tipo de propuestas permiten anquilosar el proceso permitiendo enrocarse a Marruecos en sus posiciones de máximos a fin de vaciar de contenido el principio de autodeterminación y a la vez, con el apoyo de sus aliados, intentar ofrecer una imagen constructiva o de buenas intenciones ante la comunidad internacional.
La primera de esas propuestas fué el denominado Acuerdo Marco, en la que se contemplaba una autonomía provisional de 5 años y un posterior referéndum en el que se descartaba la independencia y en el que podrían votar todos aquellos que se censasen con un año de antelación. Esta propuesta fue presentada, pese a la oposición del Frente Polisario, por Kofi Anan como una oportunidad de paz ante el Consejo de Seguridad de junio de 2001, pese a intentar imponer esta solución al Frente Polisario no obtuvo el respaldo necesario.
Una solución puede ser mutuamente aceptable de dos maneras:Poniéndose de acuerdo en el procedimiento por el que se alcanza una solución (p.ej: el referéndum) o ponerse de acuerdo en la propia solución.

En febrero de 2002, ante el fracaso para imponer el Acuerdo Marco, Kofi Anan propone la división del territorio.
Esta propuesta, en ausencia de referéndum parece la propuesta más equidistante y neutral entre dos partes que reclaman la soberanía ( y no la que pretenden ofrecer Marruecos y sus aliados) e incluso a tenor de la situación político-militar se postula como más realista. Con esta propuesta se daría en palabras del propio Kofi Anan "algo aunque no todo" de lo que piden las partes, pareciendo ser la propuesta de solución que más se asemeja a lo que tanto se habla en algunos medios como"solución mutuamente aceptable donde no hay ni vencedores ni vencidos". Con esta propuesta Marruecos ganaría ampliación de territorio para su soberanía como reclamaba desde 1975, y el Frente Polisario podría consolidar la RASD en parte del territorio saharaui. Esta propuesta de división del territorio estaba inspirada en el Acuerdo de Rabat firmado entre Marruecos y Mauritania en 1976.
Aunque el Frente Polisario y Argelia estaban dispuestos a estudiar esta propuesta, Marruecos se opuso frontalmente con el apoyo de Francia,en su linea de sabotaje a cualquier propuesta que no signifique una "rendición de facto" de los saharauis en la que el Frente Polisario renuncie a la independencia y autodisuelva la RASD, por lo que fué aparcada por Kofi Anan.
La siguiente propuesta fue el Plan Baker II, fue presentada en enero de 2003, como una especie de síntesis del Plan de Arreglo y el Acuerdo Marco (también llamado Plan Baker I). En teoría parecía favorecer a Marruecos, contemplaba un período de autonomía bajo supervisión de la ONU de cuatro años y después la celebración de un referéndum con 3 opciones: integración, autonomía e independencia; en el mismo podrían votar todos los que acrediatesen residir enel territorio con anterioridad al año 2000. Marruecos, inicialmente no se opuso, habría que rescatar de las hemerotecas declaraciones de políticos y think tanks afines a Marruecos defendiendo este plan. Era un plan, que liquidaba la RASD y permitía engordar el censo con colonos marroquíes. En julio de 2003 este plan fué aceptado por Argelia y el Frente Polisario y paradójicamente a partir de ese momento fue rechazado frontalmente por Marruecos. No obstante, ese plan fue aprobado en julio de 2003 por unanimidad en el Consejo de Seguridad y tuvo un fuerte apoyo de Estados Unidos y España(miembro de turno de dicho órgano). A partir de aquí, Marruecos siguió la estrategia de dilatar el proceso en base a una supuesta necesidad de "ajustes"en dicho plan, cuando éste se había presentado como un todo innegociable.
Esta dinámica está en consonancia con la estrategia marroquí de retractarse de los acuerdos para buscar nuevas concesiones "ad infinitum" de la otra parte.
En 2004 con el cambio de gobierno en España, el plan Baker II fue enterrado definitivamente y se propuso unas negociaciones directas entre las partes de las que fué uno de los principales promotores el gobierno español con Moratinos de Ministro de Asuntos Exteriores.

Para llevar a cabo las negociaciones directas entre las partes, se presentaron en el 2007 dos propuestas: "La iniciativa marroquí de autonomía" y "La propuesta del Frente Polisario para una solución mutuamente aceptable que prevea la autodeterminacion".
Desde un primer momento, algunos países como Francia, Estados Unidos y España quisieron desequilibrar las negociaciones alabando la propuesta marroquí como un "una propuesta seria y creíble" que con la ayuda del mediador Van Walsum pretendía discriminar la posición del Frente Polisario en base a la introducción de un supuesto "realismo" en las negociaciones. Van Walsum fué rechazado por el Frente Polisario por su parcialidad.
Por otro lado, en la actualidad la Unión Europea torpedea los esfuerzos que en teoría dice apoyar del Enviado Especial de la ONU, Cristopher Ross, firmando acuerdos unilaterales con Marruecos que afectan a los recursos naturales del territorio del Sáhara Occidental y ninguneando al Frente Polisario como representante legítimo del pueblo saharaui reconocido por la ONU.
Lo más lógico sería paralizar o congelar estos acuerdos hasta que finalice el proceso de negociaciones que la Unión Europea dice apoyar, o haya un titular de la soberanía sobre ese territorio.
Otro tema que ha surgido con fuerza en los útimos años, sobre todo tras el caso Aminatou Haidar y el violento desalojo del campamento de Gdeim Izick, es el de la vigilancia y protección de los Derechos Humanos de la población saharaui por parte de la MINURSO. Este tema está constantemente vetado por Francia en el Consejo de Seguridad, país que tiene actitudes y conductas de naturaleza criminal con el pueblo saharaui. Parece que el eje franco-marroquí quiere buscar la desesperación saharaui para provocar una descomposición del Frente Polisario o incluso iniciar una nueva guerra (al modo que relata Chomsky en su libro "La des-educación" realizaba la administración Reagan en los años ochenta con la Nicaragua sandinista, mediante retractos de acuerdos, exigencia de nuevas condiciones cada vez que se estaba a punto de concluir una negociación entre el gobierno sandinista y la "contra" con el objetivo de que salte una chispa y reanudar la guerra). Este reinicio de las hostilidades quizás tendría por objetivo conquistar lo que, junto al programa de visitas de la ONU entre el territorio y los campamentos, es lo único tangible que han conseguido los saharauis tras los Acuerdos de Houston; el reconocimiento de la presencia del Ejército de Liberación Saharaui al este de la berma.
En resumen, veinte años de inoperancia de la comunidad internacional para resolver el conflicto saharaui, en el cual surgen toda una serie posicionamientos, opiniones, consejos...de personas o instituciones para las que parece que todo vale menos escuchar la voz de quién tiene que hablar.

*Todos estos planes y propuestas se pueden ver en Agwanit-Planes de Paz de la ONU

Artículo relacionado:
Sahara Occidental: 20 años del mayor error del Polisario del profesor Carlos Ruiz Miguel en su blog "Desde el Atlántico"






wshrw.org » Noticias

Archivo del blog