miércoles, 30 de noviembre de 2011

Aminatou Haidar espera un cambio de rumbo en la política exterior española respecto al Sáhara Occidental

Haidar espera que España empiece a "rectificar el error" sobre el Sáhara
La activista pide al nuevo Ejecutivo que "ceda" a la reivindicación popular


Aminetu Haidar, una de las más conocidas activistas saharauis por los derechos humanos, apostó ayer en Vitoria por la cautela ante el cambio del Gobierno y la influencia que el nuevo Ejecutivo de Mariano Rajoy tendrá en el conflicto de su pueblo con Marruecos. Aunque apostó por la prudencia y por cierto escepticismo -"siempre he creído más en los pueblos que en los Gobiernos", dijo-, espera "acciones concretas" del nuevo Ejecutivo y que subsane el "error histórico y la postura de España con la situación del pueblo saharaui". Al tiempo, confía en que el Gabiente que forme Rajoy apoye el derecho de autodeterminación del Sáhara Occidental, superando la "historia negra" de los dirigentes españoles con la antigua colonia.

Haidar recibirá hoy en Vitoria el premio René Cassin que otorga el Gobierno vasco, en una intensa jornada en la que también se reunirá con el lehendakari, Patxi López, y hablará en el Parlamento. Mañana recogerá en Bilbao otro galardón: el Berdintasuna Saria de la Diputación de Bizkaia.
La activista, cuyo estado de salud es delicado, ofreció una rueda de prensa con la consejera de Justicia, Idoia Mendia, en la que consideró el galardón del Ejecutivo un "gran apoyo a la causa saharaui, a la lucha de su pueblo, especialmente a toda una población que está sufriendo la represión y la vulneración de los derechos en la zona ocupada".
Pidió a los vascos, a los que agradeció el apoyo que siempre han prestado a su pueblo, "más esfuerzos para que el Gobierno central ayude al pueblo saharaui o reconozca el derecho a la autodeterminación". Haidar, encarcelada en varias ocasiones por el régimen marroquí, fue en 2009 el foco de atención durante 32 días en el aeropuerto de Lanzarote, donde protestó con una huelga de hambre después de que Marruecos la expulsase del aeropuerto de El Aaiún cuando rechazó escribir en su registro de entrada "marroquí" en la casilla de la nacionalidad.
Respecto a la situación en los territorios ocupados, criticó que Rabat ha puesto en marcha una estrategia para incrementar el "odio" entre marroquíes y saharauis, lo que puede resultar el caldo de cultivo para una "guerra civil".
Ahora, continúa trabajando para que los derechos de los saharauis sean respetados tras las elecciones celebradas la pasada semana en Marruecos, con victoria islamista. "Las elecciones no van a cambiar nada porque no son democráticas", sostuvo. Rabat ha hecho oídos sordos, dijo, a las críticas "muy claras" del Movimiento del 20 de Febrero, integrado por partidos políticos y asociaciones, contra la nueva Constitución de ese país, redactada tras una serie de protestas. Pese a todo, Mendia sostuvo que Marruecos "puede favorecer una resolución del problema saharaui en un plazo razonable de tiempo".
La titular de Justicia destacó que Haidar recibirá hoy el premio René Cassin "por sus muchos años de lucha en favor de los derechos humanos y los derechos de los saharauis". De igual modo recordó la "lucha" en países del norte de África para lograr la libertad y la democracia y censuró la "vulneración de derechos" que están sufriendo los habitantes de Siria.
El premio René Cassin de Derechos Humanos, dotado con 16.550 euros, será utilizado para mostrar la realidad saharaui desde que en 1975 esta antigua colonia española fuera ocupada por Marruecos y para ayudar a las familias de los presos, según explicó la propia activista.

Fuente: El País

wshrw.org » Noticias

Archivo del blog