martes, 25 de octubre de 2011

Marruecos muestra su satisfacción por el secuestro de los cooperantes en Tinduf. Jiménez pedirá un informe a la ONU sobre la seguridad en la zona

Marruecos no oculta su satisfacción por el secuestro de los cooperantes españoles. Según Fasi Fihri este acto corrobora el mensaje que trata de transmitir Marruecos a la comunidad internacional tal como aparece contemplado en esta noticia del diario "El País". Que se resume en dos puntos:

1ºEn los campamentos no hay estado derecho porque Argelia cede su gestión a la RASD.

2º Los territorios liberados de la RASD son un peligro para el terrorismo y las bandas criminales que hay en el Sahel.

Parece que Trinidad Jiménez apoya las tesis marroquíes, cuya hoja de ruta consiste en intentar convencer a la comunidad internacional de que debe prevalecer una supuesta garantía de seguridad en la zona por parte de Marruecos frente a una legitimidad de derecho del pueblo saharaui.

Para conseguir este objetivo el mejor modo es erradicar la cooperación internacional con los campamentos de refugiados. El argumento securitario se utilizará para evitar el trabajo de las ONGs en la zona y se intentará erradicar la ayuda humanitaria del ACNUR por no acceder Argelia y el Frente Polisario a elaborar el censo de refugiados.

Este parece el movimiento de jaque a los saharauis de Marruecos y sus aliados. El autor material de secuestro sea Al Qaeda o una banda de sicarios es irrelevante, los estrategas del mismo parece que se van descubriendo y tienen los objetivos muy claros.

Tanto la RASD como Argelia deben intentar neutralizar estos ataques si no quieren que la próxima jugada sea de jaque mate.


Marruecos responsabiliza a Argelia del secuestro de los cooperantes

El ministro de Asuntos Exteriores de Marruecos, Taieb Fassi Fihri, ha responsabilizado hoy indirectamente a Argelia del secuestro de tres cooperantes –dos españoles y una italiana—el pasado fin de semana en el campo de refugiados saharauis de Tinduf por ceder al Polisario el control de parte de su territorio. En una rueda de prensa conjunta con su homóloga española, Trinidad Jiménez, el jefe de la diplomacia marroquí ha recordado que “el Estado argelino tiene la responsabilidad de asegurar la protección de todas las personas en su territorio” y se ha preguntado “qué ley se aplica” en la zona donde tienen sus bases los independentistas saharauis o “quién es allí en el encargado de la seguridad”.

Fassi Firi ha dejado caer la insinuación de que los secuestradores contaban con complicidades internas al recordar que la frontera entre Marruecos, Argelia y el antiguo Sahara Occidental “es una de los regiones más militarizadas” del mundo. Rabat no oculta su satisfacción por el hecho de que el secuestro de los tres cooperantes haya dejado en evidencia al Frente Polisario: por una parte, al demostrar su incapacidad para controlar incluso la reducida parte del Sahara extramuros de la zona ocupada por Marruecos y, por otra, al arrojar dudas sobre la infiltración de elementos de Al Qaeda entre sus filas.

El Estado argelino tiene la responsabilidad de asegurar la protección de todas las personas en su territorio

Aunque Jiménez reiteró una y otra vez que cualquier afirmación sobre la autoría del secuestro es solo una especulación, al menos mientras nadie lo reivindique, su homólogo marroquí lo comparó con el secuestro de tres cooperantes catalanes a manos de la rama magrebí de Al Qaeda en 2009 y dijo que ahora, como entonces, Rabat está dispuesto a colaborar para su liberación. Eso sí, Fassi Fhiri subrayó que el fenómeno se ha agravado desde entonces por el intenso tráfico de armas derivado del conflicto en Libia y el establecimiento de contactos entre grupos islamistas que actúan desde Somalia hasta Nigeria o Mauritania. “No podemos poner fin a este fenómeno sin la cooperación de todos los países de la zona y también de la comunidad internacional”, subrayó.

Por su parte, Jiménez reveló que el Gobierno ha pedido a ACNUR, la agencia de la ONU para los refugiados, que elabore un informe sobre las condiciones de seguridad de los campamentos de refugiados de Tinduf antes de decidir si recomienda la evacuación de los casi 50 cooperantes españoles que trabajan allí. La ministra se reunió el lunes en Madrid con representantes de la docena de ONG españolas que trabajan en la zona y estas le trasladaron su voluntad de seguir. De momento, se han extremado las medidas de seguridad de los cooperantes y se espera que ACNUR emita en pocas semanas un informe preliminar con sus recomendaciones. Exteriores ha descartado hasta ahora la evacuación total, alegando que una medida de este tipo sería “desproporcionada” y paralizaría la cooperación internacional con el pueblo saharaui, dependiente en su mayor parte de la ayuda española.


Fuente El País

wshrw.org » Noticias

Archivo del blog